Pueblos y naciones

Sellos de cilindro mesopotámico

Sellos de cilindro mesopotámico

Los sellos del cilindro eran un cilindro pequeño de piedra tallada que se usaba para causar una impresión en arcilla húmeda. Cuando se rodó sobre la arcilla húmeda, el sello dejó una impresión que podría demostrar su propiedad o identidad. Estas pequeñas focas de aproximadamente una pulgada a una pulgada y media son obras de arte delicadas, intrincadamente talladas con las diminutas figuras de dioses, bestias y hombres, que generalmente relatan un mito, un banquete o un acto heroico.

Durante 3.000 años se utilizaron sellos cilíndricos en toda Mesopotamia y dondequiera que se sintiera la influencia mesopotámica. La mayoría estaban hechas de piedra, ya sea piedra caliza o piedras semipreciosas como cornalina o lapislázuli. Algunos estaban hechos de cobre, bronce, oro, marfil o hueso.

Debido a que los sellos de los cilindros estaban hechos de un material duradero, han sobrevivido a los estragos del tiempo. Se han encontrado más de 2,000 sellos de cilindros que datan de un solo período de mil años. Todavía se pueden encontrar muchos más en Irak, Irán, Siria, Turquía y otras tierras tocadas por Mesopotamia a través del comercio o los viajes. A diferencia de los materiales frágiles como la tela o la madera, estas muestras de delicada artesanía en piedra sobreviven para revelar rebanadas de la vida mesopotámica. Sus impresiones en ollas y tabletas de arcilla nos informan de la existencia de los sellos, incluso si nunca se encuentran.

Los arqueólogos e historiadores valoran las piedras cilíndricas cuando se descubren. La talla en las piedras revela una pequeña imagen de la vida mesopotámica y nos da una idea de estas personas de hace mucho tiempo. Las imágenes ilustran creencias y mitos religiosos, así como la vida cotidiana y los negocios. De los sellos o sus impresiones tenemos detalles de vestimenta mesopotámica, gastronomía, actividades agrícolas, danza, música y viajes. Los temas en los sellos incluyen acciones heroicas, esfuerzos míticos, dioses, obras de reyes y actividades diarias.

Además de las impresiones de los sellos, pueden fecharse, ya que hubo tendencias de estilos y tipos de piedra favorecidas en un momento a otro. Por lo tanto, cuando se encuentra un sello cilíndrico, su forma, tamaño, material y estilo decorativo le dan a los arqueólogos una idea de su período de tiempo.

Muchas personas usaban sellos cilíndricos: comerciantes, soldados, escribas, sacerdotes, artesanos, cocineros, sirvientes, reyes e incluso esclavos que hacían negocios para sus dueños. Se utilizaron para firmar acuerdos comerciales, para mostrar la propiedad de bienes, para firmar tratados, cartas y contratos de matrimonio. Las focas cilíndricas también tenían un uso mágico: un hombre usaba su sello como talismán o amuleto para protegerse. A menudo, los sellos hechos de piedras semipreciosas o piedras preciosas transmiten este uso protector mágico.

Los mesopotámicos llevaban sus sellos cilíndricos como joyas. Al terminar el sello, el cortador del sello perforó un agujero a través de la piedra para poder usarlo como colgante o alfiler. Los sellos de los cilindros a menudo se remataron con una tapa de oro y se sellaron en la piedra con betún. Los sellos cilíndricos funcionaban de varias maneras: representaba a su dueño, firmaba documentos importantes, se usaba como amuleto protector y se usaba como una hermosa pieza de joyería.